Los lenguajes de programación visuales proporcionan herramientas de software que permiten crear ventanas y controles sin necesidad de escribir código alguno. También incluye un sistema de menús que permite realizar todas las tareas de edición, ejecución y mantenimiento de programas de una forma fácil y cómoda, por lo que se presenta efectivamente como un lenguaje ideal de programación.

El ser visuales permite desarrollar aplicaciones de muy diferentes tipos, por ejemplo, programas para la gestión de archivos, formularios para introducir información en bases de datos, pantallas que permitan introducir palabras de paso como medidas de seguridad para entrar en las aplicaciones. También es posible desarrollar juegos, diagramas de barras, programas de comunicaciones, etc.